Identificarse
Aviso :

Esta web usa las cookies indispensables para la correcta navegación y estadísticas anónimas. Tiene más información consultando nuestra política sobre cookies. Si continua navegando en esta web entendemos que acepta su uso.

Antes de descargar e instalar esta nueva versión, por favor, compruebe la fecha de caducidad de su licencia en su programa CDP+ Cars/Trucks en el menú Ayuda > Licencia.

La fecha de caducidad de su licencia debe ser posterior a 2020-07-09, en caso de no tener la licencia en vigor, el software dejará de funcionar, por favor contacte con nosotros en el 932 641 853

Noticias de actualidad
12 de May de 2020
Os explicamos cómo actúa el #ozono en la desinfección y limpieza de los interiores de un vehículo y cómo usarlo siguiendo las recomendaciones de la OMS.

*Propiedades fisicoquímicas del ozono.



El ozono es una forma alotrópica  del oxígeno, consiste en una molécula formada por tres átomos de oxígeno (O3) en lugar de los dos que forman la molécula del oxígeno molecular(O2) presente en la atmosfera. Uno de los métodos de obtención mayormente empleados es la acción de un fuerte campo eléctrico que forma descargas eléctricas sobre una corriente de oxigeno o aire. La molécula de O2 se rompe dejando libres dos átomos de oxigeno que se unen a dos moléculas de O2 y forman dos moléculas de ozono (O3)

03-AUTO

3 O2 (g) + descargas eléctricas → 2 O3 (g). La (g) indica que está en estado gaseoso.





Características físicas químicas de interés del ozono.



-En un gas azulado, su color solo es perceptible cuando se haya en una concentración alta y en función de ella varia de color claro a tonos de azul más intensos.



-Es químicamente muy reactivo, Actúa como potente oxidante capaz de oxidar metales, decolorar substancias.

En contacto con substancias combustibles existe el riesgo de que entren en combustión o incluso bajo ciertas circunstancias que se produzcan explosiones. La combustión es una oxidación violenta y el ozono genera más calor que la oxidación con oxígeno O2 por lo que la combustión puede iniciarse a una temperatura más baja.  El ozono reacciona con compuestos orgánicos no saturados para producir ozonuros, que son inestables y pueden descomponerse de manera explosiva. A temperaturas elevadas, y en presencia de ciertos catalizadores como hidrógeno, hierro, cobre y cromo, el ozono se descompone de forma que puede llegar a ser explosiva.

-Es una molécula inestable. En cierta forma esto es una ventaja, al ser tan reactivo la molécula de O3 tiende a descomponerse con facilidad, después de ser generado transcurridos unos 10 minutos el O3 se transforma nuevamente en O2, el resultado se está descomposición es oxigeno molecular que no es toxico ni dañino para el medio ambiente. Por esta característica, para su utilización ha de generarse en el sitio y momento en el que se va a emplear.

-Tiene una moderada toxicidad. En función de la concentración de este gas presente en el aire puede desde percibirse su característico olor (posee un olor picante), con bajas concentraciones resultar irritante a puede llegar a ser mortal en concentraciones elevadas, la toxicidad depende de su concentración en el aire y del tiempo de exposición al gas. La normativa emitida por la OMS recomienda una concentración máxima de ozono en aire, para el público en general, de 0.05 ppm (0.1 mg/m³), en función de la exposición y tiempo la tabla adjunta muestra los posibles efectos:

  • 0,05 ppm (0,1 mg/m3). Es el límite de exposición para el Ozono establecido en la normativa emitida por la OMS en los valores límite ambientales (VLA) del año 2000 para el público en general para exposiciones de hasta 8 horas.
  • 0,1 ppm. Su característico olor se hace patente a partir de esta concentración en el aire. Puede producir picor en las vías aéreas altas.
  • 0,12 ppm. Es el estándar límite establecido por la EPA para periodos de hasta 1 hora de exposición.
  • 0,2 ppm. Es el límite de exposición para el Ozono establecido por la OMS para periodos inferiores a 2 horas.
  • 0,8 a 1 ppm. Puede llegar a producir lagrimeo y tos.
  • 2 ppm. Puede llegar a producir náuseas, cefaleas y vómitos.
  • 5 ppm. Puede ocasionar constricción bronquial.
  • 10 ppm En estos valores resulta letal por edema pulmonar después de 4 horas de exposición.
  • 15 ppm. Estos valores producirán efectos agudos letales aun con tiempos de exposición bajos.
  • 50 ppm. Letal después de algunos minutos de exposición.


-Efectos en el medio ambiente. Es un compuesto importante en el smog-fotoquímico.

-Actúa como un potentísimo desinfectante. La acción destructiva que realiza sobre los patógenos se debe a su potente acción como oxidante. Es capaz de eliminar bacterias, hongos y virus (estos últimos realmente no son seres vivos desde la definición que sean capaces de reproducirse por sí mismos y no tienen la acción metabólica autónoma de un ser vivo como puede ser una bacteria o un hongo). Una acción choque alta con ozono por encima de 1 ppm, eliminaría hasta el 99,9% de patógenos. También tiene acción contra otros pequeños organismos como los ácaros (son organismos pluricelulares, son pequeños arácnidos).

Acción bactericida. Estos organismos pueden ser causantes de enfermedades y malos olores. El ozono los elimina por su acción a nivel se su membrana celular, la membrana celular es una especie de piel que forma un saco que contiene los elementos que forman la bacteria. El primer sitio de ataque del ozono según (Giese y Christensen 1954, Christensen y Giese 1954), actúa sobre glucoproteínas o glucolípidos (Scott y Lester 1963) también a través de ciertos aminoácidos, como triptofano (Golstein y McDonagh 1975). El ozono también interrumpe la actividad enzimática de las bacterias actuando sobre los grupos sulfhidrilos en ciertas enzimas. La muerte bacteriana puede estar dada directamente por los cambios en la permeabilidad celular (Murria et. Al. 1965), posiblemente seguida de ruptura celular, esta acción de inactivación ocurre muy rápidamente. El ozono actúa sobre el material nuclear (se refiere al ADN y ARN bacteriano), Christensen y Giese 1954 y Scott y Lesher (1963) mostraron que el ozono afecta purinas y pirimidinas en los ácidos nucleicos. La experiencia nos dice que, en caso de buscar una asepsia total, por encima de reducciones bacterianas de 106 colonias, serán necesarias concentraciones superiores 10 ppm.

Acción destructiva del ozono sobre los virus. Los virus, hoy considerados frontera entre los seres vivos y la materia inerte, no son capaces de vivir ni de reproducirse si no es parasitando células a las que ocasiona su destrucción. El virus está formado por una capsula de proteínas y en el interior de esta está contenido el ADN o ARN que introduce dentro de la célula infectada para que esta lo duplique. Para poder penetrar en el interior de la célula que va a infectar ha de traspasar su membrana celular que actúa como escudo protector, esto lo logra con la envuelta de proteínas que forman la capsula viral

El ozono actúa sobre ellos oxidando las proteínas de su envoltura y modificando su estructura tridimensional. Al ocurrir esto, el virus no puede unirse a ninguna célula para infectarla por no reconocer su punto de anclaje por lo que no puede traspasar su contenida al interior de la célula infectada para que ser duplicado y al encontrarse desprotegido no puede reproducirse y es destruido.

Efecto funguicida del ozono. Existen ciertos tipos de hongos que tienen capacidad de provocar enfermedades. Con la ozonización eliminaremos estas formas patógenas, cuyas esporas están en  todo tipo de ambientes, evitando también posibles daños celulares.

Efecto Esporicida. Existen algunos hongos y bacterias que cuando las condiciones son adversas para su desarrollo o reproducción, fabrican una gruesa envoltura alrededor de ellas y paralizan su actividad metabólica, permaneciendo en estado latente. Cuando las condiciones para la supervivencia vuelven a ser favorables su metabolismo recupera la actividad.

Estas formas de resistencia se conocen como esporas y son típicas de bacterias tan patógenas como las que provocan el tétanos, la gangrena, el botulismo ó el ántrax.

Este tipo de mecanismo de resistencia hace muy difícil luchar contra ellas y tratamientos útiles en otros casos como las altas temperaturas y multitud de antimicrobianos, se vuelven ineficaces. Con la ozonización del medio en el que sobreviven son eliminados radicalmente.

Eliminación de ácaros. Los ácaros son microorganismo de la familia de los arácnidos que habitan por millares en nuestro entorno, tienen especial afición a alojarse en tapicerías alfombras y tejidos. Se alimentan básicamente de los restos de piel humana y de escamas. Los ácaros muertos y sus excrementos suelen producir alergias y otras afecciones como asma o rinitis. Los tratamientos de choque con ozono en los lugares en donde puedan proliferar ayudan a combatirlos y a evitar los molestos síntomas de las alergias y de las otras afecciones que producen.

Acción desodorante del ozono. El ozono posee la propiedad de destruir olores atacando directamente la causa que los produce, sin añadir ningún componente químico.

Los causantes de los malos olores en sitios cerrados, suele ser materia orgánica en suspensión sudor, humedad, tabaco, etc. y la acción de distintos microorganismos.

*Tratamiento del interior de un vehículo.

Siguiendo las recomendaciones de la OMS, se trata el interior con concentraciones de 0,1-0,2 mg/L min se consigue una inactivación del 99% de rotavirus y poliovirus.

Conociendo la capacidad de generación de O3 del equipo se puede determinar en un tiempo determinado la concentración de O3 que puede obtenerse.